Regreso al interior del cristal







I Todas las piedras : la piedra





María Luz Cárdenas
Un buen acercamiento a esta esposición podría ser el camino de la metáfora ; pocos meses atrás, el Rayo atravesó un Cristal (Reflexión del paisaje)
del parque del Oeste de Caracas. La energía condujo directamente al corazón de la piedra, estallando solo el centro en pequeños pedazos. Choque de fuerzas . Encuentro de corrientes. Rayo y Cristal. Las energías cuando fluyen, se convocan entre sí (1). He ahí un ingreso :
penetrar por la unica vía que no puede mencionarse, a la cual es imposible dar un noimbre ni formular con la palabra. Quizás sea unicamente un sonido ancestral - un sonido que no tiene diccionario.

'(1) No es azar, por ejemplo, que la misma característica de conducción de energía, haya sido utilizada por la IBM para crear la revolución de los 'superconductores' empleando cristales como elementos de concentración de energía, y por tanto, conductores de la misma.




El Acecho




II "Cristal palpitante y traslúcido, manantial de luz" (Antonio Arraiz)






En su análisis sobre la obre de Marcos Salazar Delfino, Antonio Arraiz advierte que el carácter
orgánico del cristal remite a una conjunción, más que física, espiritual : la unión física se toma como metáfora : fuente de dinamismo, brillo y vigor espiritual...
En el corazón - como ente de cíclica retención propagación - , en la fuente de los impulsos creativos más primitivos o intensos, es donde mejor podemos nutrir nuestro espíritu.
Y ese corazón está debajo de la mente consciente, en lo más hondo del inconsciente - acaso se trate del alma misma , aquello que menciona Jorge Luis Borges en el segundo de sus Two English Poems :
"I offer to you that kernel of myself that i have saved,
somehow - the central heart that deals not in words,
traffics not with dreams, and is untouched by time,
by joy, by adversities" (1)
para luego resurgir en toda nuestra plenitud creativa y existencial (2).
He ahí una partida : regresar al interior. Caspar David Friedich (3), al referirse a la relación entre creación y corazón, proponía "cerrar los ojos físicos de manera que primero pueda verse el cuadro con el ojo del espíritu. Luego transportar lo que se ha visto en la oscuridad, a la luz del día, a fin de que ello pueda impresionar a otros... la única fuente del arte es nuestro corazón...
Recorrer el espíritu de la naturaleza, penetrar en él, he ahí la tarea de la obra de arte". El Cristal es, aquí, la fuente primaria de la energía : reto y revelación de la identidad primigenia del ser. Reunión de lo material y de lo orgánico. Vida y piedra.


(1) "te ofrezco el meollo de mi mismo que he salvado, no se como - el corazón
central esencial que no pacta con palabras, ni trafica con sueños, y está intocado por el tiempo, la alegría, las adversidades"
(2) ARRAIZ, Antonio : "Las Cinco Partes de Venezuela", en el Universal, Caracas, Noviembre de 1985.
3 Citado por SUBIRATS, Eduardo : Formas de la Conciencia desdichada,

Editorial Taurus, Madrid, 1979.







Drag - Net, Autoretrato de un Yo




III " La música no es algo que se agrega al mundo : la música es el mundo " (Schopenhauer)






En la infancia, hemos escuchado y conocido la fabulosa historia oriental
de la doncella y el crisol de la campana : la fragua necesaria para fabricar una campana cuyo tañir
hará remover las entrañas de la tierra, no llega a producirse después de vanos intentos, poniendo en peligro la paz del imperio.
El emperador exige - bajo la amenaza de la vida del excelso campanero - el pronto logro del instrumento que proporcionará ese que será el más hermoso sonido, el que establecerá la paz, el que reunirá en sus notas la música del amor y la muerte, el dolor y la alegría, el temblor y el pálpito del origen de la vida.
Sólo una voz parece orientar la posible solución : el astrólogo de la corte anuncia que el canto y la sangre de una doncella podrán recuperar el iniciático sonar. Casi al vencer el plazo, la hija del campanero - " voz multiplicada de pájaros y cantos que hace conmover y llorar a las piedras " - se lanza a la fragua para salvar la vida de su padre y, de inmediato, su sangre tiñe el crisol. La campana fragua y emite un sonido que da fe de los orígenes del mundo, un sonido anterior a cualquier instrumento musical, un sonido que concentra mudamente los sonidos infinitos del Universo.
Alma, voz y sangre de la doncella lo han creado : su corazón lo sostiene. Aquel antiguo eco formula una conexión fundamental en los cristales de Marcos Salazar Delfino, quién concibe su trabajo como detonante del " sonido del vacío ", de ámbitos de percepción latentes en el ser humano y en las piedras.
El corazón del cristal es sonido de las entrañas del ser, sobrepasando los meros recursos formales de transparencia y geometría. A veces, el vacío de universos, se puede concentrar, no solo en las formas y colores de una escultura, no en palabras que pronunciar, sino ese único sonido que se funde en el llamado entre la tierra y el cielo.








El Acecho



IV " ¿ Qué son los siglos, comparados con ese instante en que dos seres se adivinan y se acercan ? " (Hölderlin)





Hermosamente, Gabriela Kizer se pregunta si hacer de la escultura " otra "
cosa que la nombra como vacío sonoro, que la expresa como espacio acústico, no es llevarla a su interioridad inasible. Estamos hablando, evidentemente, de un espacio acústico mas que escultórico, de colocación en el vacío de las tensiones sonoras. Allí, en ese espacio cero donde faltan los semitonos perdidos de la escala musical, en las masas que no llegan a encontrarse, está el centro de la reflexión del trabajo de esta exposición. Interesa el vacío, el punto de casi poder y nunca llegar a tocarse. Platón hablaba de almas gemelas que recorren su existencia mundana sin llegar a encontrarse en la absoluta unión del amor. Hölderlin invoca a la Tierra como fiel y amante mitad del dios Sol :
" ! quién sabe si en un comienzo no estaba todavía más estrechamente unida a él, a fin de buscarlo, de aproximarse a él y alejarse de él nuevamente, llegando así, por el placer y la pena, al más alto grado de Belleza "
(1) . En sus frescos de la Capilla Sixtina, Miguel Angel introduce un nuevo espacio pictórico y mental para las artes en el acercamiento jamás llevado a cabo entre los dedos del Padre Creador y el primer hombre de la Tierra. Son espacios por recorrer, espacios que iconológica y poéticamente se vinculan a la posición filosófica de Marcos Salazar Delfino: tensiones, almas que viven en su eterno acercamiento, manos que se acercan y se acercan pero no se tocan. El hombre se levanta pero no llega hasta el Padre. La Tierra gira por siempre, se aproxima, pero no se funde con su Sol. En la escala musical, los semitonos que faltan entre MI - FA y SI - DO de la octava siguiente, forman un espacio virtual que abre a la posibilidad de choques energéticos adicionales los cuales, filosóficamente, podrían interpretarse como genradores de nuevas direcciones de vida en un proceso vivencial. Se trata, sobre todo, de un espacio dispuesto a producir situaciones creativas alternas : para que las octavas mantengan iguales direcciones en un momento dado, hace falta que entre
MI - FA y SI - DO, se agregue una energía externa a la octava, porque si no, estas comenzarían a involucionar y se de volverían al punto en que partieron. Donde falta el semitono, se establece el punto de colocación del espectador a quién queda abierta la posibilidad de intervenir, generar una nueva dirección.
Dentro de esos espacios que quedan por recorrer - en el espacio de llamado y de continuo acercarse -, la vida, o el arte al menos, van poco a poco adquiriendo mayor trascendencia. desde los remotos comienzos del universo, las piedras nos hablan de invocaciones, encuentros y llamados a las fuerzas naturales y divinas : conjuro de dioses, de umbrales sagrados. Desde los remotos comienzos del universo, las piedras nos hablan del encuentro con esa parte del mundo que ya no es mundo, sino pacto y revelación con la identidad primigenia e interior de su Ser. La intención de Salazar Delfino es renovar constantemente aquella primera invocación. Allí coloca su creación y se atrapa el sentido de sus proyectos estéticos. Encuentro de fuerzas, atracción acercamiento. El espacio cero recorrido por la tensión de encontrarse y no encontrarse es el eje clave de comprensión topográfica de las dos obras centrales de las
" Memorias del Pan " ; Octava ascendente con dos colas y DRAG - NET Autoretrato de un Yo. Dos bloques, volúmenes, intentan acercarse permanentemente, estableciendo una tensión armónica de flujos de energías que hacen que, aun cuando nunca lleguen a tocarse, tampoco llegarán a desencontrarse. No hay oposición ni lucha, solo un acercamiento eterno e infinito que jamás se interrumpe.



(1) Hölderlin, Friedrich ;
Hiperión - El eremita en Grecia,

Ediciones Marymar, Buenos Aires, 1976.






Drag - Net, Autoretrato de un Yo y la Acción Encadenada (Aristide Maillol)




V Nutrir, Cristalizar, transformar la experiencia estética




Allende cualquier logro formal, en esta obra es explícito el llamado a inaugurar nuevos estados de percepción y conocimiento de sí, Definitivamente, el arte contemporáneo, se dirige cada vez más hacia la penetración de planos mentales superiores. Abrir fuentes de sensibilidad y transformación, y esta exposición lo demuestra ; las rocas y cristales dejan de comportarse como objetos de regocijo de la forma y generan fuentes de reflexión.


Centros de si mismos, espacios que no pactan con la palabra, centros de pálpito. Temblor del Cristal. El manantial es el origen de la creación. Es la roca atravesada por un monolítico flechazo que se dirige, como el rayo y su energía, hasta el corazón de la piedra. De él comienza a fluir el éter, sustrato esencial del Ser que, en palabras del artista, funciona por igual como sustrato de la obra. Néctar de Dios : el éter forjando la esencia del manantial. " A los hombres ", dice Hölderlin en su poema dedicado Al éter
(1)


" no les basta para crecer el alimento terreno " :

" ¿ No te busca con sus ojos la planta ?

¿ No te tiende sus tímidos brazos la maleza ?

Para unírsete, la semilla cautiva rompe su vaina.

Para bañarse en tus vivificantes ondas

el bosque sacude su manto de nieve,

como si fuera un ropaje inoportuno.

Hasta los peces saltan a la superficie del agua

y brincan, ávidos, fuera del espejo centelleante

del río, como si también ellos quisieran

dejar su cuna para ascender a tí.


Y los nobles aniimales terrestres cobran alas

cuando el potente impulso de su secreto amor por tí

los domina y los solivianta.


El soberbio corcel desdeña el suelo y tiende,

como un arco de acero, su pescuezo en el aire,

mientras su casco apenas va tocando el suelo.


La pezuña del ciervo sólo como jugando roza

la brizna de hierva, y leve como céfiro

atraviesa de un salto el espumoso arroyo

que se despeña, y mientras salta de una orilla a otra,

apena se le ve entre los matorrales.


Nosotros, insensatos, damos vueltas en vano

por la tierra..."




Si alguna referencia poética pudiera dar cuenta de lo que revela esta exposición, tal podría ser esta de Hölderlin. El éter, hidrógeno fino, fluye por entre los cristales, sus espacios y sonidos vacíos creados por las ausencias de los semitonos.
" Memorias del Pan "
se pasa sobre ese fluido generando ondas en sus superficies: " oxígeno de Dios ", lo llaman algunos. DRAG - NET, Autoretrato de un Yo, recurre a la situación de no solo fluir en el éter sino que invoca el principio de lo femenino y el encierro en el propio ser. Alrededor de la Acción Encadenada de Maillol en la Plaza Contemporánea del Museo, el dragón asoma separada y acercada a la cola en un eterno llamado, ocupando así el espacio al cual debe el Yo referirse para acercarse al Ser. Es dragón - guardián del alma encadenada que a la vez encadena su propio Yo, lo cual establece una encarnizada lucha en ese mismo interior del Ser. El encadenamiento interior se presenta por igual en Fósil, que, al contener un fragmento del Muro de Berlín, remite al muro de resistencias que todos llevamos por dentro. La característica femenina de ser - continente va y viene en todos los cristales, pero es Acústica la pieza que mejor la representa : el sonido del vacío interior genera ondulaciones que, contenidas en el molde - patrón que sirvió para producir cristales, es la matriz generadora.
la muestra ha sido concebida como un sistema de lecturas y correspondencias donde tres pequeñas referencias
( El Llamado, Fósil y El Manantial) establecen el planteamiento conceptual que llevó posteriormente a las grandes creaciones fragmentadas que se llaman, acercan separan y nunca se encuentran entre sí, pero, eso sí, inducen a los espectadores a vivir en esos espacios de vacío que impulsan necesariamente a la producción de una acción transformadora y cristalizadora de energía.
Recordémoslo : solo de la lucha interior, de establecer conflictos contra el propio enemigo - Yo que existe en el alma de todos, devienen los procesos de crecimiento y transformación, cristalizando así la experiencia. Es un acto consciente : Antonin Artaud hablaba de " la impotencia de cristalizar inconscientemente el punto roto del automatismo en cualquier grado que él esté ". La evolución del conocimiento y del desarrollo del Ser mal podría surgir de estados inconscientes. Y allí está, en medio, el Cristal de Marcos Salazar Delfino : Cristal - Energía, Eter - Cristal, Cristal - Eterno Fluir,
Cristal - Sonido del Vacío, Cristal devenir Transformado. Allí, palpitante de vida y de muerte, de lucha, sufrimiento y transformación, irrumpe el Cristal - como si no hubiera cielo sin caída. Y allí, el Vacío.


(1) Hölderlin, Friedrich : Pesía Completa, Libros Río Nuevo Editores, Madrid, 1977.



Texto de esta sección : Maria Luz Cárdenas


Lista de obras